miércoles, julio 01, 2015

Lecciones de vida a base de sangre, sudor y lágrimas.

'Conocí a alguien más'
No me atreví a ver tu rostro, sólo pude imaginar tu expresión tan, ya tradicionalmente, inanimada.
'Sólo cuídate ', dijiste con tu voz apagada.
A veces siento que he terminado por traicionar nuestra historia, que el esperarnos mutuamente era uno más de nuestros acuerdos tácitos.
Sentí tu decepción a través de la pantalla, y no me atreví a levantar la mirada.
Pude leer tu mente por un instante, y no mientas porque sé perfectamente que lo pensaste: 'Así de rápido? Así de fácil?'
Y sé que fue así porque estuve en tu lugar. Y no, no eres fácil de olvidar. Aún te amo y lo haré hasta que mi corazón ceda.
Pero debes entender lo que yo entendí cuando hallé a ese 'alguien más', y es que debo sanar.
Que merezco tener a alguien a mi lado que QUIERA estar a mi lado. O que, al menos, quiera intentarlo.
Yo sé que tú lo intentaste dentro de tus posibilidades, pero al separarnos me di cuenta de que la ecuación siempre fue demasiado sencilla y nos negábamos a encontrar la solución.
No lo aceptaremos nunca uno frente al otro, pero lo cierto es que ni tú me amaste lo suficiente para irte, ni yo para quedarme.

Fue eso, no fue más.

Merecemos un amor más grande que el que nos tuvimos, y eso ya es mucho decir.
Mereces el mundo, amor. Mereces el mundo que necesitas y yo lo único que quiero es conocer más de otros mundos.

Te pido perdón, nunca he querido lastimarte. El silencio por ahora será nuestro mejor compañero y espero también buen enfermero.

Aún así, debo confesarte que hay ocasiones en las que sigo buscando tu mano en la suya, tus ojos en los suyos, tu calor en sus brazos y tu sabor en sus labios.
No, no he tenido éxito. Nunca lo tendré. Lo único que queda es el recuerdo de todo lo que fuimos y de lo planeábamos ser.

Duele ya no hablar en tiempo presente cuando hablo de ti...


No hay comentarios.: