Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2013

Cambio de piel (INTRO)

Imagen
Desde hace un tiempo había deseado ver las cosas desde una perspectiva diferente, debo decir que mis desesperados intentos incluyeron películas, libros, televisión (de todo tipo) y gente, mucha gente. Tiende a suceder que en la sociedad en la que vivimos en estos días es más sencillo colocar la etiqueta de 'puta', de 'zorra' o de 'barata' en una mujer con muchos 'amigos', que en un hombre con muchas 'amiguitas'.
Lo cierto es que ya pasé por ahí como parte de mi búsqueda de perspectiva y, a pesar de haber sido divertido, me di cuenta que las etiquetas sociales que se imprimieron en mi frente de manera invisible, pero de cierta manera tangible para muchos, no sólo eran físicas sino también emocionales para mí misma.
Qué va, sólo eran chicos que buscaban el placer de acostarse conmigo. Nada más. No había amor, sólo esa necesidad de llenar vacíos emocionales causados por la falta de una figura paterna, materna o hasta por la muerte de alguien a qui…

5 de Diciembre

Imagen
Les presento a la mujer más increíble que  he conocido en mi vida, y miren que he conocido a varias que se han acercado (aunque no mucho) a su grado de 'increíbilidad'.
Ella es mi madre y hoy cumple años... O descumple, según sea el humor que tenga cuando se lo preguntas.

Hoy cumple años este mujerón que me ha enseñado tantas cosas y me ha aguantado aún más.
Esa señora que me hizo ver que una vez siendo madre, los hijos son lo primero y que ningún hombre es necesario para salir adelante si tienes amor, salud y a tu familia contigo.
Esa señora que no importando las pendejadas, las groserías, las muestras de afecto, siempre ha estado ahí para mí no habiendo día en el que yo recuerde no estuviera a mi lado para darme un abrazo, un beso y un apapacho como sólo ella sabe darlos.
La señora con una paciencia infinita y cuyo instinto materno se ha desperdiciado en un sólo espécimen al que llama hija (estoy segura que de haber tenido más hermanos o hermanas ella hubiera sido mucho más…

Título en reparación...

Este fue un fin de semana de lo más bizarro, y para ser sincera, un poco desagradable. Lo bello de ser un ser humano (valga la redundancia), es esa habilidad de poder tomar una situación de cualquier tinte, ya sea malo, bueno, triste, feliz, y poder ser capaces de conseguir una enseñanza dentro de todo ello. Pues bien, los últimos 4 días han logrado reafirmar ese hecho.
En 4 días pude aprender tantas cosas que me he negado a ver en toda mi vida: El amor y la amistad siempre perduran si son reales. Dios es más que un tema controversial, es la paz que cada alma necesita pero a su manera y con el nombre de su preferencia y en el lugar que más se preste a ello. Las oportunidades te son brindadas desde el momento en que eres capaz de despertarte. Los años podrán cambiar a la gente y alejarla poco a poco, pero eventualmente todos tenemos que regresar a nuestros orígenes. La familia siempre será el cimiento fundamental del carácter de una persona. La vida es la cosa más volátil del mundo.
H…