domingo, marzo 04, 2012

Feliz cumpleaños mi Chulis.


Te fuiste muy tempranito, una mañana de junio;
aún recuerdo la llamada, la voz de mi madre y su 'tu abuelita ya descansó'.

Pero es que verás, aunque lo esperaba, realmente no lo deseaba, y es que te fuiste tan tranquila, tan feliz, que ni todo lo que pasaste fue suficiente para desviarte del camino que por toda tu vida habías buscado.

Fuiste las raíces, el tronco, las ramas y hasta las pequeñas hojas del árbol que hoy llamamos 'familia' y desde tu partida nada ha sido igual.

Extraño tu frente, tus manos, tus besos, tus regaños y hasta tu tan profesional chantaje sentimental, aplicable cada fin de semana.

En lo personal, me sorprendo a mí misma de las veces en las que pienso en ti por día, como consecuencia de todo lo que me recuerda a ti.

Te extraño abuelita, y cada día te tengo más presente que nunca. Feliz cumpleaños hasta allá arriba en donde estás. Te quiero.