viernes, noviembre 04, 2016

25

Ayer cumplí 25 años. 5 lustros. Un cuarto de siglo.
Debo admitir que llegar a esta edad me causaba muchísimo pánico. Las palabras de mi abuela retumban en mi cabeza: "Si a los 25 no haz logrado nada, o estás en el camino a lograrlo, nunca lo harás. El tiempo que tenías siempre será diferente a cuando eras más joven... Sólo ve a tus primos..."
Y qué miedo me causó siempre escucharla decir eso. Ese fue el ejemplo más claro de lo que ella no quería para mi. Y, sin embargo, en algún momento de mi adolescencia, seguir en el camino (o en cualquier camino fijo) se convirtió en una tarea por demás difícil, por no decir imposible.
Comencé a trabajar a los 17 como asistente de maestra, trabajo en el cual duré 5 largos y rápidos años. Durante 2 de ellos fue asistente de departamento cultural, trabajo que, aunque me trajo muchos sin sabores, también me dejó muchísimo aprendizaje. Pero un día decidí partir. Dejé todo; la estabilidad, la gente a la que amo, mi hogar... Y puta, que si dolió... Aún duele... Y duele porque he llegado a los 25 con todas las dudas habidas y por haber.
Llegué sin querer hacerlo, si quiera. Incluso, hay una parte de mí que se mantiene incrédula ante la posibilidad de llegar a los treintas. Pensándolo bien, qué tanto más pueden ser 5 años?

Me detendré un poco en mi pequeño, y un tanto triste, discurso para agradecer a todos aquellos que se tomaron la molestia de felicitarme por cualquier medio, red social o paloma mensajera. Que todos esos deseos tan bonitos que me dedicaron, les sean devueltos en un 1000%.

Sin más por el momento, me despido... Tal vez intente regresar a la 'vida bloggera' en un corto tiempo.


jueves, julio 14, 2016

Minutos muertos.

Últimamente me he dado cuenta que el silencio puede llegar a ser igual, o incluso más, hiriente que las palabras en sí.
Ésto por la incertidumbre de no saber qué es lo que realmente está pasando por la mente de la otra persona, porque no sabemos si ir o venir, si hablar o callar, si hacer o simplemente sentarnos a esperar.
No hay cosa más dolorosa que la indiferencia, siempre lo he pensado. Es la máxima prueba de la ausencia del amor. 
Ése momento de silencio siempre es, y será, el momento más desolador en la vida. 
Ya debería estar acostumbrada, las cosas son como son y ya no hay manera de cambiarlas...

martes, mayo 24, 2016

La vida sigue...

Hace un año hice un video preguntándome a mí misma las calamidades que la vida me trajo en el primer año en el que he vivido en El Paso. Se supone que iba a responder a mí misma exactamente un año después, pero por azares del destino y de mis ocupaciones no me decidía a tomarme el tiempo de grabar dicha respuesta. Y bueno, hace un mes (si, Mariana siempre va tarde en estas cosas) tomé mi cámara y comencé a grabar. Parezco una vil loca hablando de cosas sin importancia, pero creo que era algo por demás necesario.
Y bueno, este fue el producto de dicha noche de ocio total...


Ahora, que si no saben de qué video estoy hablando, les dejo el primero que grabé para que se den una idea...



Les mando un abrazo, un beso y pues... Hasta la próxima entrada, amiguirris (:

domingo, mayo 01, 2016

Lecciones 2.0

Resulta que las cosas no son nada fáciles en cuanto a amor se refiere.
Por primera vez en mi vida tuve que ser valiente y dejar ir a lo único que me mantenía cuerda.
Tuve que dejar de ser egoísta y dejar ser feliz a quien ya no era feliz a mi lado.
Hice eso que debí haber hecho hace casi 6 años: terminarlo todo.

Y sí, me dolió.
Me dolió darme cuenta de la persona tan increíble que tenía a mi lado;
una persona tan increíble que estaba dispuesta a sacrificar su felicidad por estar conmigo.
Y no, no pude hacerlo pasar lo mismo por lo que yo.
Le di ese pase a liberarse de demonios que no le pertenecían.

Y ahora que se fue, me doy cuenta de lo importante que era para mí.
'Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido'.
Pero no puedo dejar que mi egoísmo continúe con esa cadena de daño hacia alguien que lo único que ha hecho es amarme sin yo si quiera merecerlo.

Porque sí, me amó como nadie lo había hecho;
me amó justo como yo quería ser amada.
Me abrió las puertas de su vida, de su corazón, de todo aquello que lo hacía feliz y no.
Y en menos de un año sus brazos me hicieron sentir ese calor de hogar que tanto anhelaba.

Él no merecía nada más que amor, cariños y sólo lo mejor de mi persona.
El problema viene cuando estás tan vacía que ya no te queda más para dar;
tan vacía que no eres capaz de amarte.
Ese fue mi problema, quería dar sin tener.

Y ahora empieza lo interesante...
Cómo te encuentras a ti misma sin pista alguna y después haberlo dado todo?


miércoles, marzo 30, 2016

'Respiro, y vuelvo a empezar...' -GM

A un mes de la crisis emocional de mi vida, me encuentro un poco más centrada un sana. Al menos mentalmente sí.
Y digo mentalmente, porque físicamente estoy en un 40%. He llegado a un punto en el que he tenido que dejar de jugar boliche, hacer movimientos bruscos, o si quiera agacharme rápidamente. Y no, no sé qué es lo que tengo. Tal vez en un par de días sepa qué es lo que me aqueja.

Por otro lado, iré a Torreón en un par de semanas con la incertidumbre del 'qué pasará'. Tengo muchas cosas pendientes y ciclos que quiero cerrar definitivamente. No ha sido nada fácil ese asunto de tocar fondo.

Como sea, he querido grabar unas cosas para el experimento, pero mi computadora no ha sido de lo más cooperativa. Y la entiendo, después de la reverenda chinga que le metí cuando trabajando en el colegio.

Gracias por leer. Se agradece que se tomen el tiempo, si es que aún siguen ahí...

Un abrazo grande.


jueves, febrero 18, 2016

Cambio de Zapatos

Les ha pasado que piensan que al fin tocaron fondo y ahora sólo les queda ir hacia arriba, y de repente sucede algo que sólo les hace darse cuenta de lo mucho que les faltaba para llegar a ese ya tan ansiado fondo?
Bueno, a mi me ha estado sucediendo ya casi cada semana... Larga historia.

En resumidas cuentas, sigo enamorada de mi ex.
Mi ex ahora está con alguien más.
Yo estoy con alguien más.
Y mi vida sigue siendo una reverenda mierda.

Pero algo bueno tenía que salir de todo esto:


Sí, escribí una canción nueva.
No, no es alegre.
Si, está basada en hechos reales, cual patada en los huevecillos.

Se llama 'Cambio de Zapatos'. Ojalá la disfruten. A continuación dejo la letra.

'Cambio de Zapatos'
Duidy

No puedo escribir canciones, 
me hace falta corazón.
No puedo escribir poesía,
me hace falta la razón.

Yo sé que yo me fui
y al final yo decidí partir.

Mi alma se siente dormida
y mis pies sin dirección.
Va creciendo más la herida,
con la duda en mi interior.

Hoy la soledad me pesa
y me pregunto
porqué estoy en donde estoy.

Porque al final
nada me salió tan bien.
Y al fin supe qué pasaba
por tu mente aquella vez

Que te dije que lo amaba
y mira ahora,
a mi me tocó perder.

Si bien yo perdí el derecho
de mostrarte mi interés,
sólo quiero que recuerdes
la promesa de un ayer.

Y que cuando dije 'siempre',
era un 'siempre' que no terminó ese ayer.

Sólo quiero que recuerdes 
y no olvides este amor.
Yo aún tengo una foto mía
junto a ti en mi buró.

Me recuerda a aquellos días,
todo era simple,
cual 'te amo' en una canción.

Porque al final
mi hoy ya no es lo que fue,
y aún busco en sus besos
algún rastro de tu ser.

Que reviva la esperanza 
de sentirme en tus brazos otra vez.

Y en su mirar,
aún buscó y no encontré
ese azul que reflejaba
en mis ojos el porqué.

Eras todo y eras nada,
y tu sonrisa
mi propio amanecer.

Sólo resta despedirme
y desear del corazón,
que tu puedas encontrar
lo que a mí me falta hoy.

Que lleguen nuevas canciones
y poesía a tu hermosso corazón.

domingo, enero 31, 2016

Ese incómodo momento.

No deja de haber ocasiones en las que las cosas no salen como uno planea y/o piensa.
Justo cuando piensas que hallas algo en lo que puedes confiar será eso que te mantenga cuerda, sucede que eso mismo es lo que te vuelve loca...
Quiero regresar a casa. Quiero abrazar a mi mamá. Besar a quien debería de estar besando y beber con mis amigos.
Me hace falta algo... No sé bien qué, pero me hace falta algo...
Necesito ir a casa... Tengo demasiados asuntos pendientes...

jueves, enero 14, 2016

Cambios, cambios y más cambios...

Resulta que el próximo sábado pasaré por un cambio radical en mi vida de nuevo: me cambiaré de casa.
Y si bien, en esta ocasión no me estoy cambiando de ciudad, sí estoy cambiando bastante mi vida.

Vivir en Estados Unidos no es la cosa más fácil del mundo, hay tantos trámites y cosas legales qué hacer que he llegado a vivir en una confusión constante con tanto papeleo, requisitos y demás demandas para lograr ser 'un ciudadano ejemplar'. Bueno, igual y no ejemplar pero sí dentro del marco legal que se le exige a cada ciudadano y/o residente.

Como sea, la verdad estoy bastante emocionada y al mismo tiempo triste.
Emocionada porque, al parecer, al fin podré tener una vida un tanto más 'estable'; y triste porque tendré que dejar mi tan preciado balcón. Ese balcón que me vio en lo mejor y en lo peor de mi primer año en El Paso.
Puta, de verdad que lo voy a extrañar.

Solo espero que esta nueva 'aventura' sea para mejorar y no para todo lo contrario.

-Seguiremos informando.


martes, enero 12, 2016

Siempre

Dejaré abierta la ventana por si un día pasas,
por si  un día pasas y pueda yo apreciar tu esencia.

Dejaré la puerta entre cerrada por si un día llueve,
por si un día llueve y no tienes más refugio que el mío.

Dejaré la calefacción encendida por si sientes frío,
por si sientes frío el corazón y no estén mis brazos para darte calor.

Dejaré un plato de comida en la cocina por si tienes hambre,
por si tienes hambre y lo que haces o te dan no te llena más.

Dejaré un vaso y el tequila a un lado por si necesitas el sabor,
por si necesitas el sabor de algo ardiente en los labios esperando los míos.

Dejaré la cama hecha por si estás cansado,
por si estás cansado de tanto buscar y no encontrarme por ningún lado.

Dejaré mi guitarra afinada por si quieres pasar el tiempo,
por si quieres pasar el tiempo y convertir en melodía todo lo que no me haz dicho.

Dejaré la cajetilla de cigarros y el encendedor por si te impacientas,
por si te impacientas y no calmas las ansias de verme.

Dejaré todo listo a mi llegada por si vuelves,
por si vuelves y decides que aquí estaba tu refugio,
tu calor,
tu alimento,
el sabor,
tu descanso,
tu canción,
tu calma,
tu amor.