Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2015

Sí, estoy viva... (Lo que no te dijeron de irte a vivir lejos de tu hogar)

A un par de meses de haber decidido mudarme a la tierra que me vio nacer, me he dado cuenta de un par de cosas medio interesantes que no te dicen cuando dejas tu hogar. Y qué malditos, porque no es nada bonito cuando te enfrentas a una realidad totalmente desconocida...

1. La comida no es gratis Lamento ser la persona que se los haga saber, pero es cierto. De hecho, creo que es el gasto más fuerte que haces cuando comienzas a vivir solo. Y es aún peor cuando no te queda de otra más que vivir a punta de 'comida rápida'... Nada ameno, debo decir.
2. La renta Sí, nadie te va a permitir vivir en un lugar a punta de asilo. Nadie hará su obra de caridad del día dejando que vivas a expensas de ellos. Tener un techo cuesta y, dependiendo del lugar, cuesta mucho...
3. El Internet y otros medios de comunicación no se pagan solos Esto ya lo tenía yo muy presente desde que estaba en Torreón, porque yo era la encargada de pagar los servicios de Internet. Sin embargo, todo hogar necesita mante…