domingo, abril 15, 2012

Carta Anónima A Un Amor Conocido

Resulta que se me ha empezado a prender el foco de traspasar más la barrera del Bloggerismo al Vloggerismo... Sólo Dios sabe cómo me irá, mientras tanto les dejo mi video y el texto que va con él. Espero lo disfruten ;D (para parar la música, click en botón de en medio del reproductor a la derecha->)




Hola!
No nos han presentado oficialmente, pero yo soy aquella que hasta hace poco tiempo estaba en tu lugar; aquella que vivía entre sus brazos, la que se nutría de sus besos y se guíaba por sus ojos.
Tal vez él ya te habló de mí, o tal vez tenga miedo de sacarme a discusión, pero por si las dudas te contaré un poco de mí:
Empezaré por decir que no fui ni una cuarta parte de lo linda que eres tú, carecía de altura y de tu cabellera y cutis dignos de revista de modas. No acostumbraba a vestirme como tú, ni tampoco hablar como tú. Diferimos totalmente en gustos musicales y nuestra de forma de pensar ni si quiera comparte el razonamiento más mínimo. Se puede decir que tú y yo, nada tenemos en común. Nada, excepto él.

El muchacho que tienes a tu lado no es más que el ser humano que más he amado durante toda mi vida; con él pasé losmejores y los peores momentos de ella, y a él le debo,en gran parte, ser la persona en la que me convertí eventualmente. Lo cierto es que, a la vida le estaré eternamente agradecida por haberlo puesto en mi camino.

Y es por eso, por lo mucho que lo amé, que he decidido escribirte esta serie de consejos para hacerlo feliz, aún cuando ya no esté yo en tu lugar. Pido pongas atención al más mínimo detalle, ya que de ésto depende también tu felicidad:

1. Sus gustos.
Él ama la música. Sobre todo la que escucha siempre, y su cantante favorito es su máximo. Cada vez que venga a la ciudad buscará asientos lo más cercano posible, y el conseguirle un autógrafo será el mejor regalo que le puedas hacer. Yo no pude lograrlo, pero tengo fé en que tú sí lo lograrás.
No gusta de leer; lo intenté, pero se niega a tocar un libro. Así que ni lo intentes.
Ama la comida, y habrá ocasiones en las que coma como niño hambreado; no lo regañes, mejor disfruta con él de lo que decidió invitarte.
Su forma de vestir es única; por favor, no intentes cambiarlo. Él está perfecto tal y como está, en ese sentido.

2.Su carácter.
Es más terco que una mula, y una vez que se plantea una idea, es muy difícil hacer que la dé por sentado. Rara vez lograrás que cambie de opinión.
Le gusta molestar, casi siempre hará todo aquello que se supone te haga enojar. Si eso pasa, mejor diviértete tu también un poco y no te tomes tan a pecho lo que haga y/o diga. A final de cuentas es una de las maneras que usa para demostrarte lo mucho que te quiere.
Rara vez te pedirá una disculpa, y no por orgulloso, sino que simplemente no está acostumbrado a hacerlo. Ahí sí fallé un poco, me quedé a la mitad de quitarle esa falta de costumbre.

3.En el amor.
Bésalo tiernamente, muerde suavente su labio inferior y tómalo fuerte del cabello cuando te bese con mucha pasión. Disfruta ese aroma que tan loca me volvía y acaricia ese rostro con barba. Por favor, no lo obligues a rasurarse o cortarse el cabello; lo repito, así como está es perfecto.
Cuando hagan el amor, míralo a los ojos por un momento y hazle saber que disfrutas del momento. Habrá ocasiones en las que guste de hablar mucho, pero es fácil callarlo. El cómo hacerlo, te lo dejo a tu criterio.
Cuando estén en la cama, abrázalo, bésalo y acarícialo como nunca lo haz hecho con nadie. Le gusta mucho dormir abrazándo, sino estás acostumbrada, vete preparando.

4.En general.
Él es único. No hallarás persona más compleja en tu vida, y tal vez nunca lo entiendas, pero lo cierto es que merece que lo ames casi tanto como yo lo amé alguna vez. No intentes comprenderlo, la verdad es que no vale la pena. Él es como es y punto.
Apóyalo en todas sus metas, no le reproches si un día tiene que ir a trabajar o si llega tarde a alguna cita por eso. Él quiere superarse, quiere ser mejor en lo que hace y lo va a lograr.

Ámalo en cada aspecto que puedas, cuando lo veas abatido sólo tomálo y bésalo con ternura. No le digas nada.

Hazlo feliz por favor, si él te eligió fue precisamente para que hicieras eso. Me hubiera gustado ver todo lo que tal vez tu veas, pero bueno. Simplemente no se me permitió

Mucha suerte.