miércoles, diciembre 12, 2012

Más allá de tu entendimiento.

No te quiero

No te quiero porque porque me quieras,
ni porque sepas el momento exacto en el que necesito uno de tus besos.

Tampoco te quiero por la manera en que me miras,
menos porque un día encontré mi lugar en tus brazos.

Menos te quiero por ese aroma que completó mi esencia,
o por como se sienten mis manos cuando las tomas en las tuyas.

Ni siquiera porque cada vez que te veo no dejo de sonreír,
o porque, al causar tu risa, siento esas mariposas de las que la gente habla.

No, no te quiero por eso,
sino por todo lo contrario.

Te quiero por tu terquedad que aumenta mi paciencia,
porque contradices lo que afirmo, retando mi capacidad de razonar.

Te quiero por tus silencios que me han dicho más que cualquier palabra emitida de tu boca,
y cómo no quererte cuando, a pesar de no querer escucharla, me dices la verdad a término crudo.

Te quiero no porque seamos iguales,
sino porque me complementas.

Te quiero porque eres esa parte mía que estaba dormida,
te quiero porque no me dices 'te quiero', me lo demuestras.

Te quiero porque lo sabes,
te quiero porque lo sé.

No necesito razones, si las entregas a manos llenas.
Nunca preguntes el porqué y sólo acepta que te quiero.


No hay comentarios.: