lunes, diciembre 31, 2012

365 días y contando.

Si, es 31 de Diciembre y se acaba el año.

La verdad, estoy muy agradecida con la vida por todo lo que el 2012 me trajo:

Empecemos por el hecho de que comencé una nueva y muy buena faceta en mi trabajo, por la cual estoy bastante feliz. De vez en cuando se siente como mucha carga, pero la verdad no me puedo quejar, estoy cerca de lo que más amo, la música.

Continuaremos por el hecho de haber tenido un par de logros en cuestiones actorales con el grupo de teatro al que pertenezco. Fuimos de aquí para allá siempre dando lo mejor de nosotros y aprendí mucho de mí misma y logré sumar un par de amigos más a los que ya tenía.

Después, durante algún tiempo me di cuenta de que estar 'sola' no era tan malo después de todo; descubrí que tenía mucha más fuerza de la que pensaba y que cada vez que se cierra una puerta se abre una ventana.

Emprendí la búsqueda por nuevos negocios, y aunque no ha sido del todo exitosa, creo que voy por buen camino.

Re-encontré al amor de mi vida, y hoy me hace más feliz de lo que nunca lo he sido; cada día a su lado es mejor y reafirmé mi creencia de que en sus brazos está mi lugar. Y por todo eso aprendí que las oportunidades se deben de tomar en el momento, pues el hubiera no existe.

Me di cuenta que el amor no es sólo una cuestión de compartir entre dos, sino que hay ocasiones en que si se comparte en familia es mucho más bonito y fuerte.

Viajé y conocí a un pedacito de mi familia en una de mis ciudades favoritas de todo el mundo, y el conocerlos fue una de las mejores cosas que me pasaron durante todo el año.

Fui a conciertos, recibí el hermoso regalo de tener una mascota de nuevo, fui a fiestas, me divertí como nunca y me aburrí como nunca.

Lloré de tristeza y de tanto reír, disfruté a mi familia, a mis amigos, a mis mascotas y a mi novio como nunca lo he hecho.

Me siento más fuerte que el año anterior y sé que el año venidero será mucho mucho mejor.

Les agradezco a todos aquellos que estuvieron en mi año, los que ya estaban aquí desde años anteriores, y los que aparecieron apenas en el transcurso de este 2012. Llenaron mi vida de muchas enseñanzas buenas, e igual y otras no tanto. Pero al final, enseñanzas.

Les deseo sólo lo mejor de la vida: mucha salud, mucho éxito, muchas bendiciones y muchas cosas bonitas. Gracias por estar ahí siempre, ya saben que es recíproco.

Disfruten lo que resta del año y espero sean felices durante todo el que viene.

Mil besos,
Mariana.



No hay comentarios.: