domingo, agosto 14, 2011

14

Desde pequeña he tenido la idea de que el número 14 es mi número de la suerte y debo decir que nunca me ha traicionado, no importa en qué lo utilice; tanto en rifas, como en fechas, ese número siempre se hace presente. Para muestra, la fecha de hoy.

Me es imposible hacer una pequeña mención en mi blog sobre este día, ya que para mi marco la diferencia entre la mariana que era antes, a la que soy en este día. La persona que entró en mi vida en este día es en sí mismo la representación de todo lo que he vivido durante este año. A ese joven al que he escrito poemas y canciones y que sin dudar seguiría haciéndolo hasta que mis manos se cansaran; a ese joven al que tanto quiero y que me ha dado tanto; a ese joven que sólo demuestra ser algo totalmente diferente a lo que yo esperaba fuera. Él cambio mi mundo y abrió mis ojos a muchas otras cosa más que en mi vida pensé experimentaría o si quiera pensaría. A pesar de que no hay una fecha en la que realmente pueda decir que es 'nuestra', yo prefiero robarme este día para declarar que el sentimiento sigue, y creo que hasta se ha fortalecido con el paso de los meses.

He pensado en las consecuencias que este escrito pueda tener, pero la verdad es que no me importa ya. Dicen que el ser humano es el único animal que comete el mismo error dos veces, y creo que ésto sólo demuestra lo humana que soy. Querer a alguien, incluso amarlo es la satisfacción más grande que me ha dejado la vida... sea quien sea. Tal vez ésta no sea una entrada de lo más convencional y tradicional a lo que este blog se refiere, pero lo cierto es que, e insisto, era una necesidad plasmarlo en el lugar donde escriba lo que escriba nada importa más que lo que yo piense.

Tal vez en este año perdí mucho, pero gané mucho más a su lado, y sólo agradezco a la vida por haberlo puesto en mi camino que de alguna forma ya había perdido.

Sólo me resta decir: te quiero amor, creo que más de lo que podrías entender y aceptar. Y prefiero olvidar el pasado y no pensar en el futuro, porque lo que me interesa es que en mi presente aún sigues tú. Gracias por tanto, en serio que si; por los besos, los abrazos, las miradas, y todo eso que compartimos. Te quiero...


...Ay y cómo me gustaba besarle y mirarle y volverle a besar otra vez.

No hay comentarios.: