domingo, mayo 01, 2016

Lecciones 2.0

Resulta que las cosas no son nada fáciles en cuanto a amor se refiere.
Por primera vez en mi vida tuve que ser valiente y dejar ir a lo único que me mantenía cuerda.
Tuve que dejar de ser egoísta y dejar ser feliz a quien ya no era feliz a mi lado.
Hice eso que debí haber hecho hace casi 6 años: terminarlo todo.

Y sí, me dolió.
Me dolió darme cuenta de la persona tan increíble que tenía a mi lado;
una persona tan increíble que estaba dispuesta a sacrificar su felicidad por estar conmigo.
Y no, no pude hacerlo pasar lo mismo por lo que yo.
Le di ese pase a liberarse de demonios que no le pertenecían.

Y ahora que se fue, me doy cuenta de lo importante que era para mí.
'Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido'.
Pero no puedo dejar que mi egoísmo continúe con esa cadena de daño hacia alguien que lo único que ha hecho es amarme sin yo si quiera merecerlo.

Porque sí, me amó como nadie lo había hecho;
me amó justo como yo quería ser amada.
Me abrió las puertas de su vida, de su corazón, de todo aquello que lo hacía feliz y no.
Y en menos de un año sus brazos me hicieron sentir ese calor de hogar que tanto anhelaba.

Él no merecía nada más que amor, cariños y sólo lo mejor de mi persona.
El problema viene cuando estás tan vacía que ya no te queda más para dar;
tan vacía que no eres capaz de amarte.
Ese fue mi problema, quería dar sin tener.

Y ahora empieza lo interesante...
Cómo te encuentras a ti misma sin pista alguna y después haberlo dado todo?


No hay comentarios.: