miércoles, junio 04, 2014

Cambios, meses y... de más.

Tengo ya varios meses en los que ha sido muy difícil seguir con diferentes proyectos que he tenido en mi vida,  y lo cierto es que, aunque desde hace un año había yo decidido cuál era el primer paso para continuar con mi vida, el tiempo pasó volando y me es difícil aceptar que el  momento decisivo llegó.

Ha llegado a pasar que últimamente me encuentro confundida y frustrada por los 'Planes A' que se han tenido que convertir en 'Planes B' y de vez en cuando he querido convertir esos 'Planes B' en 'Planes C'. 

Así es, oficialmente he llegado a la edad en la que no tengo ni puta idea de lo que será de mí.

Estoy bastante segura de que no soy la única mujer y/o hombre de 22 años que está pasando por esta situación, pero lo cierto es que llega un punto en el que piensas que es así y que nadie sabe qué es lo que estás pasando y pensando.

Y heme aquí, esperando no ser la única incomprendida del mundo mundial... 

¿Es un pecado desear que tu ciclo laboral acabe pronto, no por incomodidad sino por necesidad emocional? 


No hay comentarios.: