miércoles, marzo 02, 2011

No te pido mil razones, yo ya encontré un par...

Porque era el momento y no lo aprovechaste,
porque por mera cobardía
de mi lado decidiste marcharte.

Porque te fue difícil creer que para alguien tú eras su mundo,
porque prefieres vivir
de la mano de un corazón vagabundo.

Porque mientras yo te daba amor a manos llenas,
tú a cambio devolvías nada,
y sólo sonrisas con sabor a penas.

Porque es mucho más difícil abrazar un nuevo cambio,
que mantener un mecanismo de defensa,
no importando que sea errado.

Porque lo nuestro se mantenía a base de deseos,
aquellos que a las once con once pedía
rogando por tu amor a los cielos.

Porque a pesar de todo tus besos me hicieron feliz,
y lograste llenar de hermosos recuerdos
ese enorme y vacío beliz.

Porque tu escencia impregnaba cálidamente mi ropa,
conservando aún ese poder
que lo más recóndito de mi corazón toca.

Porque lograbas apartar el frío con esa fantasía,
de esas miradas tan largas
y tu tibia mano en la mía.

Porque todo esto sólo me hizo entrar en razón,
no importaba cuánto luchara,
tú nunca me abrirías tu corazón.

No hay comentarios.: