miércoles, septiembre 26, 2007

Conexión (Parte 2)


En el funeral, Emily no dejaba de pensar en lo qe había visto. En verdad qe no estaba poniendo atención a lo qe estaba aconteciendo a su alrededor, excepto cuando se tuvo qe despedir de su madre antes de su entierro. Su hermano la estaba observando y se percató de qe algo anda mal con su hermana. Ya en el auto él le preguntó: "¿Sigues pensando en ese sueño qe tuviste?" "Sí, no te puedo mentir. Pero antes de venir al funeral vi algo muy extraño. En mi espejo. Vi... Vi a mi mamá." Su hermano se estacionó en una cafetería y se bajaron a hablar. "Explícate bien hermanita. Que estoy empezando a pensar qe tu..." "¿Que me estoy volviendo loca? Yo también pensé lo mismo qe tu, pero... Lo más extraño es que pude hablar con ella." Su hermano tenía la boca completamente abierta. Empezó a hechar crema a su café y lo mezcló con una cuchara. "Ross, porfavor. No te quedes callado. Dime lo que está pasando por tu mente en este momento. Dijiste que podía confiar en ti. Así que me tienes que jurar qus e no se lo dirás a papá. ¿Esta bien?" Ross asintió con la cabeza y tomó con delicadeza la mano de su hermana. Emily sintió que alguien la apoyaba depués de todo lo que habia pasado. Y fue asi que las horas se hicieron dias, los dias meses y los meses hicieron que pasara rapidamente un año despues de la muerte de la mamá de Emily. Fue entonces que, en la madrugada del aniversario luctuoso, Emily se despertó de repente cubierta de sudor frio. Sintió como cada parte de su ser se estremecía delante de ella. Se recostó de nuevo y miró fijamente al techo. Sentía qe le faltaba el aire y una grande angustia le reprimía el pecho. Era exactamente lo mismo que había sentido el día en que su madre murió. Volteó a ver el reloj de su mesita de noche y su corazón dio un vuelco: eran las 3 de la mañana. Su cabeza quedó en blanco y ni siquiera podía respirar bien. Miró de nuevo al techo y sintió cada miligramo de su sangre convertirse en un líquido frío que recorría todo su cuerpo. Su madre estaba en el techo cubierta de sangre y Emily sintió una gota de sangre en su brazo. La visión de su madre desangrándose era tan perturbadora que Emily gritó tan fuerte como sus fuerzas le permitieron. En menos de 1 minuto entraron en su habitación su hermano y su padre. "¡¿Emily qué tienes?!" "Hermana ¡¿por qué gritas?! ¡Tranquilízate porfavor!" "¡No! ¡No puedo! ¡La vi Ross!¡La vi! ¡Llena de sangre y llorando! ¡Yo la vi!" dijo Emily entre gritos de desesperación y un fuerte llanto que inundaba sus mejillas. Su padre la abrazó fuertemente y, llorando, su hermano se unió a ellos.

CONTINUARÁ...

No hay comentarios.: